Bajo Nuevas Órdenes

BAJO NUEVAS ÓRDENES
Deuteronomio 6: 1-9

“Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente”.
 Mateo 22:37

La emocionante novela sobre la Segunda Guerra Mundial, El motín del Caine, de Herman Wouk, contiene una excelente ilustración de lo que sucede cuando alguien se convierte en seguidor de Cristo.

En la historia, un joven de una familia influyente se había alistado en la Marina.  El día de su iniciación, la madre lo lleva en su lujoso automóvil y lo despide con un beso. Cuando el joven entra al edificio, saluda al guardia dándole la mano y las puertas se cierran detrás de él.

De repente, la madre se preocupa al pensar que tal vez su hijo no tenga suficiente dinero, y se apresura para ir hasta la entrada. Cuando pide que la dejen entrar, el guardia no se lo permite. Ella ve a su hijo parado adentro, del otro lado de la puerta; entonces, trata de agarrar el picaporte. “El es mi hijo”, exclama. El guardia le quita suavemente la mano del picaporte y le dice con amabilidad: “Ya lo sé, señora, pero él ahora pertenece a la Marina.  Ahora es un marinero”.

Cuando creemos en Jesucristo y nos convertimos en Sus seguidores, nos colocamos bajo una nueva autoridad. Estamos sujetos a órdenes nuevas. Ahora le perteneceos a Él. Lo que antes nos importaba, pierde significado. Evaluamos las cosas de manera distinta. Nuestro nuevo deseo es amar y servir al Señor de todo corazón (Deuteronomio 6:5-6) ¿Te has alistado en sus filas?

(Copiado de Nuestro Pan Diario, 26 de febrero de 2011)

Los seguidores de Cristo reciben las órdenes las de marcha de parte de Él.