Consejo Para El Novio

Consejo Para El Novio
Proverbios 1:1-9

“Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre…” Proverbios 1:8

Las habituales despedidas de soltero antes de una boda a menudo se caracterizan por las borracheras y la juerga. La actitud fiestera parece impulsada por la creencia de que el novio pronto se casará y tendrá que adaptarse a una vida de aburrimiento doméstico.

Uno de mis sobrinos se casó hace poco. El padrino planeó una reunión para Joel, pero con una refrescante diferencia. A los invitados se les pidió que se preparasen para compartir algunos pensamientos que le ayudasen en este nuevo capítulo de su vida.

Cuando llegué al desayuno informal encontré un alegre espíritu de camaradería. Padres, tíos, hermanos y amigos se encontraban animados en una vivaz conversación. Al padre de la novia y el padre del novio se les pidió que compartieran su consejo de lo que habían aprendido en sus propios  matrimonios cristianos. Sus pensamientos fueron personales realistas y bíblicos.

El libro de Proverbios refleja este tipo de consejo proveniente de un mentor al enfrentar los desafíos y las recompensas de la vida. “Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, (….) porque adorno de gracia serán a tu cabeza (Proverbios 1:8-9).

El Señor recibiría mucha más honra si más parejas comenzaran su matrimonio con una actitud que prestara atención a la sabiduría de aquellos que ya llevan más tiempo en el camino de la experiencia. (Copiado de Nuestro Pan Diario, 27 de junio de 2010).

Joven o señorita, si estás pensando casarte, ya sea pronto o más adelante, busca primeramente el consejo y la dirección de Dios, y luego busca y sigue el consejo de tus padres.  Ellas son las personas más interesadas en lo mejor para ti en esta otra etapa importante de la vida. 

EL QUE ADQUIERE SU SABIDURIA DE LA EXPERIENCIA DE LOS DEMÁS ES VERDAREMENTE SABIO.