El Matrimonio según Dios

EL MATRIMONIO SEGÚN DIOS
Génesis 2:18-25

“Dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”
Génesis 2:24.

La película  La Princesa prometida tiene una escena de una boda, en la cual el clérigo que la dirige, dice: “El matrimonio es (…) es lo que hoy nos une.

Aunque el uso de esa frase pretendía ser humorístico, él dijo una gran verdad. El matrimonio es, un efecto, un gran unificador. Es una institución solemne y respetable, creada por Dios mismo; y une a un hombre y a una mujer en una unidad asombrosa.  Además, une familias. A veces es bueno traer a la memoria el gran plan para el matrimonio que desarrollan las Escrituras.

El matrimonio crea una nueva familia a partir de dos: Adán dijo: “Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne (…..). Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer” (Génesis 2:23-24)

El matrimonio brinda una manera pura de canalizar un deseo diseñado por Dios: “Pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga un propia mujer y cada una tenga su propio marido”. (1ª corintios 7:2).

El matrimonio constituye un equipo mutuamente servicial: “El corazón de su marido está en ella confiado (…..). Le da ella bien y no mal todo los días de su vida” (Proverbios 31:11-12)

El matrimonio a la manera de Dios une a un hombre y a una mujer para honrarlo a Él y ayudar a la sociedad. Celebremos el matrimonio por la forma en que nos une en el nombre de Dios.

(Copiado de Nuestro Pan Diario, 20 de marzo de 2011). 

Dios creó al esposo y a la esposa para complementarse mutuamente.

Dr. Guillermo Méndez